viernes, 20 de agosto de 2010

COSAS ODIOSAS (#2) LAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA

spongebob 1

Ya era hora de enseñar de nuevo a este terrorífico Bob Esponja (buuuu).

Hola, holita. ¿Cómo estáis? ¿Qué tal ese verano? Y ahora, voy a sacarme mi vena María Patiño (¿tú también lo has notado? ¿Has notado que sois igual de TONTAS?) y hablar de otra cosa odiosa que he encontrado prácticamente en todos los libros que he leído últimamente. Esas FALTAS DE ORTOGRAFÍA (komo si a mi me incumviese esta tonteria tulla tan vurda)

He visto bastantes artículos sobre este tema y he decidido sumarme al carro (en otro alarde de originalidad). Y yo digo que ES UNA AUTÉNTICA Y GENUINA VERGÜENZA. ¿Cómo es posible? En libros, libros que se suponían que eran como Todopoderosos. Libros que nos enseñan, libros con los que alardeas de tu inteligencia, libros que te hacen soñar despiert@, ¿cómo es posible? Es que no lo entiendo. A mi opinión es un pecado capital encontrar un ¿Qué? sin acento o un “sólo quería un poco de helado” sin otro acento. Puedo comprender una errata, pero es que con lo que me estoy encontrando últimamente es para tirarse por un puente y de cabeza. Es que no hay libro que se salve. Hasta editoriales como Anaya, SM, Alfaguara tienen sus momentos, editoriales cuyos libros de lengua castellana he tenido en mis manos. ¡¡¡¡HOOOOOOLA!!!! Señores correctores ¿dónde estáis? ¿De vacaciones? ¿Escondidos? ¿Habéis cogido baja por depresión? Por lo visto no se les ve ni un pelo, a estos señores. Encima de que ahora, a los jóvenes les importa tanto la literatura como la biopsia de una tijereta, que ha alguno se les ocurra la “imposible e irreal” de idea de coger un libro y ¡oh dios mío! abrirlo. ¿Con qué se va a encontrar el susodicho? Con un montón de faltas de ortografía, que van a atontar al pobre (creedme, ella es el caso). Y por no hablar de las traducciones. Párrafos repetidos, frases sin ton ni son, libros maravillosos que traducidos son auténticos bodrios. Sinceramente, espero que la próxima generación de correctos, no huyan despavoridos y no se les vuelva a ver el pelo.

¡Nos leemos!

P.D: Como éste es un blog novato, me he permitido el lujo de cambiar de plantilla (es que la otra era un asco, pero ésta...). ¡Nos leemos, de nuevo!

6 comentarios:

Irewen dijo...

Totalmente de acuerdo, hay muchas faltas de ortografía y otras tantas de edición y la verdad es que es vergonzoso, he visto incluso en la primera página (que parece que es la que más se mira, leches) y da escalofríos. Antes no recuerdo que hubiera tantas.

Besos

Mi Locura Romántica dijo...

Amé hermana XDD La verdad que como lectores nos merecemos menos tomadura de pelo, que los libros no los regalan!!!

Besitos
Carmen

Sophie dijo...

aghs, pensar en que cuando era más chica me enorgullecía de encontrar el mas minimo error en un todopoderoso libro, como si hubiera derrotado su perfeccion (?

ahora es solo verguenza -.-

y te cuento, no puedo poner tildes ni nada porqe el teclado no me deja, nada mas xD bah, es raro, recién me dejaba :|

Anna Gallagher dijo...

Amén.

Es normal que se cuele alguna que otra falta de ortografía, somos humanos y nos equivocamos. Pero es que hay libros que están repletos de ellas. Casi, casi como si las coleccionaran. D: Horrible, vamos.

esther dijo...

Ains mi superdotada,yo no he podido encontrar nada en los libros de lengua puesto que siguen con el plástico. En verdad no, pero como si lo fuera. Tú te lo debes leer en la bañera ._. La de lengua solo se merece un librazo en la cara que le cambie el acento. Nos vemos por el insti(que desgracia). Besos te quiero(con reticencia o como se diga)

Eineel dijo...

Sé que es un post antiguo, pero lo acabo de ver.. ¡Qué gran verdad!

A mí lo que de verdad me mata es cuando se comen o usan mal las haches.. ughhgh

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados