jueves, 3 de noviembre de 2011

Dormir, dormir, dormir de Esther Sanz

Tras la muerte de su abuela, Clara se ve obligada a dejar Barcelona para trasladarse a Colmenar, un pequeño pueblo de montaña donde reside el único familiar que le queda con vida. Apenas se conocen, pero tendrán que convivir un año entero, hasta que Clara cumpla los dieciocho.

Lejos de su casa y de su mundo, Clara deberá enfrentarse a sí misma y a sus propios fantasmas, y mientras desentierra viejos secretos familiares, dos chicos totalmente diferentes, Braulio y Bosco, despertarán la magia de su corazón dormido... con consecuencias imprevisibles.

¿A quién no le entran ganas de una siestecita con un título tan sugerente? ¿Quién no echa de menos esos días de 38928434890093 horas de sueño?

Zzzzzzzzz…

 

En fin, coñas aparte, metámonos en materia.

Montena, siendo una editorial española, estaban tardando demasiado en publicar algo nacional, por ello, lo bueno de esta novela, es que no trata sobre institutos españoles tratando de ser americano y tope guays, ni tiene los arquetipos de las ambientaciones americanas. Se podría decir que es española al 100%.

Por lo demás, tengo serias dudas al respecto de la novela.

Aunque la autora intenta jugar con algunos clichés y darles una vuelta de tuerca, me dio la sensación de que no lo hacía muy bien. Chica patoso, chico guapísi*insertar una retahíla interminable de sisis aquí*mo, amiga con una personalidad que eclipsa totalmente a la protagonista en cuestión y un romance que pretende ser tórrido y sensual, pero peca de empalagoso y dulzón.

Ambos metimos la mano a la vez en aquel recipiente de barro. Al sacarla, Bosco tomó mi muñeca y dirigió mis dedos hacia su boca. Uno a uno, comenzó a chuparlos de manera tierna y provocativa. Un escalofrío de placer recorrió mi cuerpo al sentir sus labios y su lengua lamiendo el jugo directamente de mi piel.

Perdonad que os diga, esto NO es romántico, es antihigiénico, ¡guarros!

Y ya que estamos he aquí una cita textual de como ha arraigado Meyer en nuestros corazones:

-No me había fijado en que tu pelo tiene reflejos rojos – susurró mientras atrapaba un mechón entre los dedos.

Por si mi memoria no me falla, en ese libro que hay que quemar Crepúsculo, hay una escena exactamente igual, con exactamente las mismas palabras.

Por no hablar de los dos protagonistas. Clara es tonta, patosa, con la personalidad de una roca metamórfica, llorica, quejica, de ¡ay, soy fea! ¡ay, los chicos no me hacen caso! ¡ay, ay, ay, ay!. Y ESE CHICO. Bello, bello, bello y bello. Romántico, cariñoso, tierno, lector, poético, con un miembro que te cagas. ¿En serio? Uuuuh. Además toca el piano. Propongo la campaña de protagonistas masculinos que tocan el ukelele. Porque la vida es mejor con un ukelele. Di sí a los ukeleles.

Lo que no entiendo, es como se pudo desaprovechar a Berta. Berta, carismática, valiente, decidida, fuerte, con un par bien puestos, unos grrrrr que te caes de culo no te levantas. Esa Berta cuya historia le daba mil vueltas a la de Clara, esa Berta que podía haber dado mucha más vidilla a las páginas llenas de lloriqueos y de amores frustrados de Clara.

Sin embargo, no todo son clichés mal clichados y petardas sueltas. Esther Sanz tiene un estilo sencillo, fácil de leer y ciertamente muy bonito. Además, el libro tiene una ambientación PRE – CIO – SA. Oscura y fascinante. Como ya he dicho, sin institutos, sin taquillas, sin cafeterías. Sólo un bosque.

Aunque la intriga es previsible, Sanz le da unos toques muy personales, lo cual queda bien, acorde con el contexto tan triste de la novela.

VEREDICTO:

Peca de dulzona y de ser trillada, pero es legible y se le puede dar una oportunidad para una tarde lluviosa.

Muchas gracias a Montena por el ejemplar.

17 comentarios:

Ithilwen dijo...

xDDD Me mata lo de los ukeleles. Me uno a la campaña.

Beh, no me llama mucho este libro, así que no creo que lo lea.

Bubbles dijo...

Yo no estoy muy de acuerdo con tu opinión, pero como siempre para gustos colores ^^ un saludito

Nortia dijo...

¡¡Hola!!
Tienes razón: No he leído el libro, pero ese párrafo era definitivamente ANTIHIGIÉNICO.
En cuanto a los protagonistas, me has metido el miedo en el cuerpo.
Solo difiero en una cosa -sí, aunque no haya leído el libro diferiré en algo, pues me encanta xDD-: Los pianos molan. Y punto. Lo que me fastidia es que en los libros los protagonistas lo hagan parecer taaaan fácil. Capuyos.
*Pianista defendiendo su terreno*
¿Conclusión? Esperaré una reseña del segundo libro, y tal vez me anime.
Besos.

Anna Gallagher dijo...

"Porque la vida es mejor con un ukelele." A partir de ahora, esta será mi filosofía de la vida. XDD

Sobre el libro, le tengo cierta curiosidad, pero no la suficiente como para comprarlo.

Gracias por la reseña~

Estela dijo...

'Propongo la campaña de protagonistas masculinos que tocan el ukelele. Porque la vida es mejor con un ukelele. Di sí a los ukeleles.'

JAAJAJAJAJAJAA, dios qué buena!

En frases arraigadas de Meyer, te has dejado una que yo me marqué con post-it ENORME(te la escribo textualmente):

'Si algo más tenía claro era que estaba profunda e irrevocablemente enamorada de él'.


Pero en fin, ya sabes mi opinión del libro. Es lo que dices tú: Esther escribe bien, pero yo he visto tantos clichés que... ha perdido mucho. Y eso de ir por la página 70 y saber lo que va a pasar... NO ME GUSTA.

Para mi, lo bueno del libro: Bécquer, Berta y alguna cosa débil más. Lo otro era demasiado predecible. De todas formas... igual leo el segundo a ver si sigo acertando con saber qué pasa.


Un besazo enorme!



E.

Clara dijo...

Pues a mí me ha encantado, oigan.
Vale, los personajes necesitan una vuelta de tuerca, pero la historia tiene intriga bien llevada, un final inesperado y los escenarios son la repera. Toques cursis por haberlos los hay, pero no desmerecen esta novela.
Besos!!

Beatriix Extrange dijo...

No tenia mucha intención de leermelo, pero ta y como lo pones, se me acaban de ir las ganas. Da igual, de todos modos no tengo tiempo de seguir añadiendo libros a mi lista ya interminable (aunque no se como lo sigo haciendo)
Y Dejame que te diga que tengo en la punta de la memoria un personaje masculino que toca el ukelele. Cuando me acuerde te digo.

Lilian19 dijo...

Jajaja, sí, la verdad es que va siendo hora de que alguien escriba un libro donde el protagonista principal no sea tan... perfecto, lea, toque el maldito piano y sea taaan absolutamente romántico. En serio, ¿por qué nos venden algo así? Si en la realidad existiese un tío como Edward (o similares/copias), realmente le denunciaríamos y sería visto como un posible acosador.

Pero en los libros parece ser que todo este amor dulzón e interminable queda bien así que...

Respecto a la trama del libro no digo nada, todavía no lo leído pero lo haré en breve que está aquí esperándome y ya veremos qué tal...

Lea Eleniak dijo...

MUERO. AJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAAJJAA. Nunca en mi vida se me ha ocurrido comerme la arcilla. No sabía que era algo tan sensual y placentero.
En fin. Yo también estoy a favor de los ukelekes. Y de los banjos.

Lea Eleniak dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Liz dijo...

Jajaja como me he reido xD estoy a favor de los ukeleles xdDD y lo de su "miembro" me mato xD no hay gente tan perfecta por dios!

Nina dijo...

Si a los ukeleles xD me has matado! todas tus reseñas son para enmarcar xD

Jorge dijo...

No la leeré por pereza y porque tengo otras cosas que hacer (por ejemplo, nada). Me suena a lo de siempre y estoy de lo de siempre hasta el moño que no llevo. Sale lo peor de mí en cuanto veo a una chica patosa y un chico monísimo que es megaperfecto y más si la amiga es mejor y está desaprovechada.

Me comprometo que antes de dos años escribo una novela con una protagonista que tiene conciencia de su espacio y de los objetos que le rodean, un chico normal con sus más y sus menos y unos amigos normales con sus más y sus menos. Dicho queda.

Beleth dijo...

Creo que es de las primeras reseñas que leo que no lo ponen por las nubes jajaja Ya me habían comentado alguna de esas cosas.. En fin, menos mal que no espero gran cosa de este libro :P

Joan Marco Perales dijo...

Como ya te dije ayer, lo tengo pendiente. Me han dicho que el tipo de romance que hay no es el que suele gustar (y tú lo confirmas) y no paro de leer buenas reseñas que no hablan de ello. Ya te contaré.

Lee, lee y lee en este gris laberinto llamado "mundo".

Joan.

PD: Me ha salido la inspiración XDDDD

Elwen dijo...

Me meo con tus reseñas. ¿Un miembro que te cagas? xDDDDD

Parece que el libro tiene un puñado de pegas, a ver si sobrevivo a una protagonista tan floja y a un chico llamado Bosco (que no es por nada pero no me pone)

Alice Cullen dijo...

"Propongo la campaña de protagonistas masculinos que tocan el ukelele. Porque la vida es mejor con un ukelele. Di sí a los ukeleles"
Me muero xDDDD
Alendax for president!!

No es una novela que me llame la atención. Y si, encima, me dices que tiene olorcillo a Crepúsculo...
Vale, en su momento me gustó Crepúsculo, pero si quisiera leer más de lo mismo... pues los cogería otra vez.

¡Gracias por la reseña!
Besotes

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados