jueves, 6 de septiembre de 2012

Lola and the boy next door de Stephanie Perkins

La diseñodra en ciernes, Lola Nolan, no cree en moda… cree en el vestuario. Cuando más expresivo es el modelito (más brillante, más divertido, más salvaje), mejor. Pero aunque el estilo de Lola es escandoloso, es una perfecta hija y amiga con unos enormes planes para el futuro. Y toda va bastante bien (incluso con su guapísimo novio roquero) hasta que los horribles mellizos Bell, Calliope y Cricket, vuelven al vecindario. Cuando Cricket (un talentoso inventor) se salga de la sombra de su hermana y vuelva a la vida de Lola, ella deberá reconciliar todo una vida de sentimientos por el chico de al lado.

¿Por dónde empezar a reseñar esta novela que tantos sentimientos encontrados me trajo?

Ya tuve mi experiencia con la señora Perkins –clic, clic- y la verdad, aunque Anna no fuese el libro del año, me quedé prendada de su escritura tan bonita, tan juvenil y tan divertida que tiene esta señora. Así que no dudé en hacerme con la companion novel de esta.

Y qué decisión más buena.

Lola me ha gustado muchísimo más que Anna, me ha parecido mucho más fresco, más divertido, más bonito, más memorable –ojo, que a todo el mundo que se lo ha leído, le pasa al revés-. Lola ha tenido unos personajes mucho más perfilados, mucho más creíbles y mucho más extravagantes –en el mejor de los sentidos. Personajes cliché, pero reinventados de una manera original e hilarante.

Exempli gratia: Lola Nolan –la protagonista- es diseñadora de moda y no se viste, se disfraza. Cricket Bell –el vecino de al lado- es inventor. Max –su novio- es un rockero que lee libros de filosofía. Y no digo nada más, para no arruinaros la sorpresa de encontraros con todo un elenco de personajes que enamoran.

Lola en principio me resultó ODIOSA. Egoísta, mimada, llorica, pavisosa, infantiloide, manipulable y soltando perlitas de vez en cuando como: Él es el chico, TIENE que tomar la iniciativa, o idolatrando a su novio como si fuese un dios griego caído del cielo. Pero su evolución como personaje me convenció, no se convirtió en ninguna heroína badass, pero sí en alguien más agradable y más soportable. Desde luego, no creo que esté a la altura de Cricket, por ejemplo, que es uno de los mejores personajes masculinos ante los que me he topado, pero estuvo bien ver por la evolución por la que pasa.

Esta vez no estamos en la Ciudad del Amor, sino en San Franciscou, pero igualmente, el escenario me ha parecido magnífico. Stephanie es capaz de transportarnos a lugares al otro lado del planeta utilizando tan sólo unas pocas palabras y convertirlos en algo completamente mágico.

¡Y el romance! ¡Glorioso romance! Hace mucho que un libro no me hacía suspirar de la manera de la que lo ha hecho este. La relación amorosa germina, crece y madura. Es un romance de conversaciones sentados en los alféizares a la luz de la luna, de preparación de tartas, de excursiones a bosques de cuento, de inventos estrambóticos, de paseos nocturnos, de corazones acelerados y alientos agitados debería dejar de leer este tipo de libros, no es normal que me ponga tan cursi.

Además, este libro está escrito con mimo, cariño y delicadeza. Aplaudo la habilidad de Perkins para meter humor, escenas que te rompen el corazón, y todo tipo de emociones aderezado con una pluma tan mágica como exquisita.

Just because something isn’t practical doesn’t mean it’s not worth creating. Sometimes beauty and real-life magic are enough.

Sólo porque algo no sea práctico no significa que no merezca la pena ser creado. A veces la belleza y la magia de la realidad son suficientes.

Y para los que os quedasteis con ganas de saber más de Anna y St. Clair, os adelanto que no sólo hacen un cameo, sino que son unos secundarios que aparecen bastante a lo largo del libro.

VEREDICTO:

Superando con creces a su antecesor, Lola es de esos libros que simplemente te dibujan una sonrisa en la cara.

11 comentarios:

Lorena dijo...

Me leí el de Anna hace poco y estoy deseando leerme este, porque el primer capítulo me dejó con muchísimas ganas de más *O*

Clara Cañero Lois dijo...

¡Lo quiero! Ya lo estoy añadiendo en mi cesta de BookDepository. Preciosa reseña. ¡Besitos!

Josu dijo...

Pues aún tengo pendiente el primero... ¡Y va a ver tercero! En cuanto lo reciba de Neo, me lo leeré. ¿En serio te vuelves ñoña? Creí que era imposible ;)

La parte que comentas machista del inicio me resulta bastante patética, siendo una historia de una chica joven del siglo XXI. Pero en fin, si dices que evoluciona...

Besos en el chirri.

Bichín dijo...

Que pinta!!! Ya me has puesto los dientes largos...

Anna Gallagher dijo...

Como ya te comenté un día por twitter, Cricket es puro amor. ♥ ¡¡Yo quiero ya el tercer libro!!

Arila dijo...

A mí el de Anna me encantó así que tengo grandes expectativas en éste.
¡Un beso!

Nina dijo...

Se ve bonito bonito aunque la protada me engañe un poco XD

Bam dijo...

Le tengo muchas ganas a este y a Un beso en Paris n.n
Besos!

Mayra dijo...

Joder que cada día me haces desear otro libro -.-
Me lo comprare en cuanto lo vea! Que bien que te haya gustado :D
Besos

Mike dijo...

Pues la verdad es que Anna and the french kiss era el único libro de la autora que me llamaba la atención, aunque con esta reseña me has convencido. Si me gusta Anna, quizás le dé una oportunidad. :)

Tempi dijo...

Pues yo no te voy a seguir porque me caigas bien, sino porque me ha gustado tu reseña. :P A mí Lola me encantó desde el principio, aunque la vi exactamente igual que tú: una adolescente inmadura. Pero la gracia del libro está ahí, en verla crecer. :) Me quedé con las ganas de saber qué será de Max, me parece que es un personaje con una historia detrás digna de contar, y ese su final no me gusta nada.

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados