jueves, 31 de enero de 2013

Arquetipos que me despiertan el corazón (1): El villano

A veces escribo cosas como esta:

Su cuerpo se returce y se comba mientras sueña. Se despierta gritando en medio de la noche. Él es el niño roto cuyo cuerpo ansía la oscuridad para poder respirar. Él es el niño que no se ríe nunca, que se duerme temblando y cuyos sueños se confunden con pesadillas. El niño que gime y se arrodilla y se dobla, pero no llora. Cuando cierra los ojos, ve sangre y fuego y sus manos tiemblan. Sus deseos son como serpientes que reptan por su piel y se le enredan en las vísceras, devorándolo desde dentro hasta fuera, pudriéndolo en las tinieblas. No intentes amarle, no intentes comprenderle, no intentes compadecerle. Quiere verte arder para disfrutar de las llamas. Es el niño salvaje que escucha la oscura llamada de la genuina naturaleza cada segundo, es el niño que se muerde las mejillas y que se aprieta las manos contra las orejas porque a veces no puede soportarlo. La llamada es un chillido que reverbera en cada hueso. Se oculta en callejones porque las sombras son afiladas como agujas, pero son las agujas las que lo mantienen de pie. Es un niño que se sienta en un trono como una boca de llena de dientes, que le deja la piel en carne, que le recuerda sus pecados como un grito. No hay nadie que le odie más que él a sí mismo. Pero ansía ver a una nación con las rodillas postradas ante él. Sólo este niño conoce los secretos sepultados en la corteza del mundo, nada puede salvarse si no se destruye primero.

Queridos Garfio, Loki, Joffrey, Viserys, Master, Bruja Blanca, Conde Olaf, Reina de Corazones hay lugares dentro de mí que quieren escribiros odas y esculpir vuestros nombres en piedra.

6 comentarios:

Lis dijo...

Da gusto leerte.
Sin embargo, soy de las que se resisten a comprender a los villanos al principio. Especialmente a Joffrey. (Porque lo de Garfio es irracional debido al amor que le proceso a Peter Pan.)
Sigue escribiendo y alégranos las tardes más veces.

Isuky dijo...

Amén. Amén. Y qué pasada, hija de mi vida.

Wah... Qué bonito *-* Dioses, y es que es cierto, yo también pienso en ellos así, pero luego me pones a Cora delante y me sale el Dexter que llevo dentro xD

Nina dijo...

Yo adoro los malos. me encantan. Y bueno, Viserys y Loki me pueden ;)

Excelente texto

Enaid dijo...

*Clap, clap, clap*

Alex dijo...

Precioso texto. No sabía que escribías tan bien :D (aunque no había tenido oportunidad de leerte). Te ha faltado Voldemort, el malo por excelencia para los frikis de la literatura :P Por otra parte, Conde Olaf *-* ¿Has leído alguno de A series of unfortunate events?

Álex.

Sawako dijo...

Maravilloso texto. Al empezarlo me sonaba ya leído, pero no; qué forma tan bien reconcentrada de explicarnos que los malos son siempre malos para sí mismos, y sobretodo, que el hacerse daño con cada maldad no significa que no la disfruten como ninguna otra cosa. Quien intenta comprender a los malos suele incurrir en el justificarlos, o aun peor, quitarles de encima la maldad; y no es eso.

Muchas gracias por escribirnos esto, una oda a los malvados casi perfecta. Solo me chirrían las primeras líneas, "Se oculta en callejones porque las sombras son afiladas como agujas, pero son las agujas las que lo mantienen de pie" es lo mejor de todo.

Besos y escribe más,
Sawako :3

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados