martes, 20 de marzo de 2012

Just.In.Case de Meg Rosoff

Justin Case (antes conocido como David Case) decide huir del destino. Se cambia el nombre, cambia de actitud, cambia su vestimenta y su carácter. Ahora es Justin Case, ha engañado al destino. Y sin embargo, el destino es ladino y astuto, ¿qué pasa si el Destino es el que quiere engañar a Justin?

Just In Case, por si acaso del inglés, cuenta la historia de David o Justin, un chico de quince años apático, melancólico y tristón –no confundir con EMO, eso es para Sam Roth-, realmente un muchacho con el que uno se puede sentir identificado. Un buen día, Justin decide escapar de su terrible destino embarcándose en una odisea sobre la adolescencia, descrubrirse a uno mismo y lo que significa hacerse adulto todo esto sonaba mucho mejor en mi cabeza, lo juro.

Meg Rosoff es una maestra, me dejó un poco indiferente con Mi vida ahora, pero con Cómo Justin Case engañó al destino me ha demostrado que sabe de lo que habla… o de lo que escribe, mejor dicho.

Cómo Justin Case engañó al destino no trata sobre demonios, ni quimeras, ni cerdiótropos, trata sobre lo que significa ser un adolescente. Y probablemente sea uno de los libros más juveniles que he leído nunca, no porque sea inmaduro e infantil –ni mucho menos- sino porque hasta entonces no me había topado con libros que resumiesen tan bien que es en lo que consiste la adolescencia. Rosoff sabe cómo conectar con el lector. Es fácil ponerse en la piel de Justin, las situaciones con las que él se topa y sus reacciones podrían habernos ocurrido a cualquiera de nosotros.

Me encanta, me encanta, me encanta toda la tristeza, la melancolía, la apatía que destila este libro. Sé que la premisa pueda sonar algo absurda, infantiloide, pero dadle una oportunidad. La profundidad de la que goza este libro me sorprendió y me complació como no hacía un libro juvenil desde hace tiempo. Se te mete bajo la piel y es imposible sacarlo de allí.

VEREDICTO:

Es difícil hablar de este libro, son 262 páginas pero es muy complicado narrar lo que se siente al leerlo. Esa sensación, ese cosquilleo, esa melancolía triste que sólo un libro es capaz de darte. Una novela redonda.

 

Gracias a Siruela por el ejemplar.

7 comentarios:

Hermy dijo...

¿Sam Roth EMO? No, por dios xD
Me han entrado muchas ganas de leerlo. La verdad es que estoy un poco cansada de adolescentes a los que les toca salvar al mundo y batallar con monstruitos, además si sólo tiene 262 páginas seguro que se lee de una sentada :)

Un saludo

eL aRTe De SeNTiR dijo...

Esta es la historia que quiero leer. La verdad es que ya me había llamado la atención.
Me gustan mucho tus reseñas

wishwinkwish dijo...

Nunca había oído hablar de él! así a rasgos generales me recuerda un poco al Guardián entre el Centeno (aunque seguramente nada que ver xD) seguro que está muy bien <3
gracias por la reseña :)

Un beso x

Lux.

Bam dijo...

No lo conocía pero tiene muy buena pinta n.n
Besos!

Nina dijo...

Puej si todavia soy adolescente (meh teng mas de 20) me gustaria leerlo!

Maria Fernanda dijo...

Tiene muy buena pinta. Libros juveniles que te dejen esa sensación, vale la pena leerlo :D
Gracias la reseña!

Besos!

Skila dijo...

Alendax Alendita Alendosa Alendachupi. He vuelto. Que sé que me echabas de menos, jus jus jus.

Muy buena reseña, como todas las que usted hace, siñora. Me has dejado los dientes larguitos, me apunto el librejo este.

MUAC MUAC MUAC. TE KÁ.

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados