martes, 16 de julio de 2013

Insurgente de Veronica Roth

Lo he intentado, en serio, he intentado reprimir a la Ale hater en una parte de mi cabeza cuando me dispuse a leer este libro. Realmente quería ver lo que los amantes de esta trilogía veía. I swear. Peeeero… me he encontrado ante un montón de páginas, oraciones y palabras que no me dicen nada, personajes que son difíciles de distinguir entre ellos y un worldbuilding para el cual la palabra ‘paupérrimo’ se queda corta.

*spoilers del primer libro*

Una sola opción puede transformarte, o te puede destruir, pero siempre tiene consecuencias. Con la oleada de disturbios en las distintas facciones, Tris deberá asegurarse de proteger a los que ama, mientras se enfrenta a inquietantes preguntas sobre la culpabilidad, el perdón, la identidad, la lealtad, la política y el amor. El día de la iniciación de Tris debería haber sido una celebración de la facción elegida, en cambio, el día terminó con un gran problema. El conflicto entre las facciones se intensifica y las ideologías se enfrentan. En tiempos de guerra, se eligen líderes y los secretos afloran… cada decisión tiene mayores consecuencias más potentes.

Creo que este libro es una distopía equivocada. Me explico, desde mi punto de vista, las distopías son advertencias; esto es en lo que nos podemos convertir, esto es lo que podemos llegar a hacer. Si las distopías resultan tan consoladoras por un lado y tan terribles por otro, es porque no vivimos en ellas, pero podríamos llegar a hacerlo. Por ello, un requisito básico para cualquier obra de ficción especulativa es la CREDIBILIDAD. Tengo que creerme que nuestra sociedad puede llegar a esta situación si no hacemos algo para erradicar un determinado aspecto malicioso que puede conducirnos a una situación tan insostenible.

¿Qué tiene que ver esto con Divergente? Básicamente, que no me lo creo. Simplemente no hay forma de que el worldbuilding de estos libros me parezca mínimamente bien pensado. Quiero decir, ¿en serio? ¿Reducir a las personas a cinco facciones según sus habilidades potenciales? ¿EN FUCKING SERIO? No sé si os habéis encontrado con personas últimamente, pero de ninguna manera la personalidad de alguien puede reducirse a un mero atributo. Sorpresa, sorpresa, podemos ser un temerario devoralibros al que le guste decir la verdad y también podemos ser un hippie que se haga preguntas y al que le guste ayudar a los demás (esperad que aún no he llegado a la parte de la neurociencia). TENER UN CEREBRO CAPAZ DE PROCESAR DIFERENTES RASGOS DE LA PERSONALIDAD NO NOS HACEN NI DIVERGENTES, NI ESPECIALES, NI PODEROSOS, EL FASCINANTE MUNDO DE LA PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD, EVERYONE. ¿O sea que una adolescente va a llevar a cabo una revolución sólo porque tiene una personalidad básica que corresponde con la que cualquier persona corriente? ¿Hola? ¿El modelo de los big five que es inherente en cada individuo? ¿Ese mismo que forma parte de los conocimientos fundamentales de la psicología y que un(a) autor(a) documentado/a debería conocer (más si se trata de uno que habla de la neurociencia y de la farmacología como si fuese la tabla de multiplicar del 2)? ¿No, nadie?

Y ni se os ocurra intentar argumentar esto diciendo que 1) es mera ficción y/o 2) es un libro juvenil. Veáse el primer párrafo en el primer caso, y si alguien todavía no se ha dado cuenta del hecho de que un libro se dirija a un público de jóvenes no significa que puede reducir su calidad, es mejor que vaya a darse con una piedra en la cabeza. Repetidas veces. 

Después tenemos el problema de la continuidad. Esto probablemente se deba a que me leí Divergente hace más de un año, pero me era completamente imposible acordarme del resto de los personajes (tampoco ayudaba que fuesen planos, aburridos e insulsos). Esto es completamente subjetivo ya que mi memoria tiene la misma capacidad que la de una mosca, pero es que no es sólo eso, sino que no encuentré ninguna conexión con ninguno de los personajes. Nada de nada. ¿Pedir que estuviesen bien caracterizados sería pedir demasiado, verdad? Qué ilusa fui.

Y hablando de continuidad, típico ejemplo de Síndrome del Segundo Libro, ladies and gentlemen. Aunque puede que esto sea lo más positivo que vaya a decir de este libro. Roth se dedica a asentar las bases para ESE GRANDIOSO Y APOTEÓSICO FINAL ya que estaba demasiado ocupada escribiendo el teen drama que es el primer libro. Entiendo que ahora surja la necesidad de darle algo de trasfondo al mundo que uno ha creado y entiendo que se haga en el segundo volumen de una trilogía. Pero la estructura de la novela sigue siendo igual que la de su predecesora, 300 páginas de correteos de aquí para allá, besuqueo entre Tris y Tobias (y eso que el romance de Divergente me pareció ligero y refrescante) y pseudoreflexiones sobre la crueldad y la doble moralidad de las personas no me hagáis reír, un libro con personajes que no se distinguen entre ellos supliendo su mediocridad con intentos de filosofía barata, já. Después, como ocurría en Divergente, todo es un maremágnum caótico, bang, bang, cliffhanger, adiós, muy buenas.

Siento la imperiosa necesidad de destacar el mencionado tema del trasfondo ““““““científico””””””. Es que me encanta que se hable del córtex cerebral y de las neuronas especulares (mirror neurons en inglés, de ahí que los espejos sean un objeto tan recurrente en la novela, guau simbolismos para la neurociencia no documentada, ¿dónde está tu medalla?) con la esperanza de que a nadie le dé por buscar lo que realmente significan estas cosas. Creo que uno no puede servirse de argumentos científicos que no están completamente comprobados y todavía generan debate para darle realismo a su historia, ni mucho menos si se hace de una forma tan vaga y difusa. Señores escritores, no pueden arrojar conceptos neurocientíficos sin haberse documentado primero. Es mi humilde consejo. 

Por último, creo que el término lazy writing sería perfecto para describir la escritura de este libro. Durante toda la novela tuve la sensación de estar leyendo un borrador escrito con prisas y sin pulir demasiado. Personajes no caracterizados, una descrpciones muy imprecisas, gran parte de la acción recae en el diálogo, documentación que parece hecha desde una lectura en diagonal del artículo en Wikipedia, unas relaciones personales vacías e insignificantes, una trama que sigue más bien un desarrollo con altibajos irregulares.

En definitiva, no sé si disculparme ante este libro, caer de rodillas mientras entono “perdóname, no eres tú, soy yo, soy yo” o poner una vez más los ojos en blanco, apartarlo de mi vista y no acercarme nunca más.

VEREDICTO:

Gracias, Wallace.

P.D.: No soy la primera que lo dice, pero ¿por qué sale el simbolito de Firefox en la portada de Allegiant? ¿Qué clase de facción es esa? ¿El fandom enfurecido?

6 comentarios:

Liily dijo...

En lo personal me gusto bastante divergente aunque coincido contigo que la segunda parte fue totalmente decepcionante, y la caracterización del mundo es algo pobre:)

Y... el romance de Tobias y Tris me pareció demasiado empalagoso y poco creíble para mi gusto, sin embargo quiero ver como termina la historia.

Miyu dijo...

A mí Divergente no me gustó demasiado. Tengo Insurgente (de prestado también XD) lo empecé a leer y lo tuve que aparcar porque no podía más, me parece absurdo todo y me deja como: Pues vale. Creo que mi tiempo es demasiado valioso para perderlo con... Ésto. O igual lo leo para reseñarlo para 'Libros de Mierda', vete a saber xDD.

Nina dijo...

Pues de esta saga sigue sin convencerme, pero no me quedo muy claro lo que quieres debatir de los temas neurocientificos xD

Athena Rodríguez dijo...

Hola, hola :)

A mí me gustó Divergente, así que me da mucha penita que te haya decepcionado tanto este... Me andaré con cuidado, aunque mis expectativas no es que sean muchas.

Sobre lo que mencionas del "worldbuilding", entiendo tu punto, pero también creo que es lo mismo que plantea la autora (sin afán de defenderla) yo entiendo que ser así, Divergente, aunque pudiera manifestarse o entenderse como una condición especial, también es la falla del plan del establecimiento de las facciones, porque como dices, "de ninguna manera la personalidad de alguien puede reducirse a un mero atributo"; no obstante, en un mundo como el de Veronica Roth, en donde las personas llegan a un acuerdo (permanecer en facciones), no creo que cueste interpretar un papel (pues también es algo que se da tras elección propia), y después, acostumbrarse a vivir de tal o cual manera.

En fin, mientras espero a su llegada, te agradezco mucho que hayas compartido tu reseña.

¡Que estés bien!

93Lunática dijo...

Sí, tenía razón, no vale la pena seguir con esta saga. Luego de una lectura entretenida pero hueca del primer libro, puse en duda comprar la segunda parte y gracias a ti sé que no debo comprarla, que hay mejores libros esperándome.
Excelente reseña.

Charlonte dijo...

¡Dios, no estoy solo en este mundo! En serio, creía que a todo el mundo le encantaba esta saga, A TODO. Me releí el primero y, bueno, me gustó un pelín más, pero sigo pensando muchas cosas malas sobre todo el libro en general, sobre Tobias, Tris y las facciones en particular. Pensaba que este 2º iba a ser mejor, y quizá para mí lo haya sido, pero pffff...lo de los personajes es totalmente cierto. Ni Tori, ¡ni Peter! se diferencian demasiado de los demás. Y el intento de hacer a alguien diferente y meter rollo homosexual XDDDD Ya verás como ahora todas las autoras lo harán para emocionarnos (que, aunque te sorprende, te emocionas igual que con una pareja hetero). Sobre Tobias qué decir...no me gusta, no es que no me guste, es que me parece soso. Sosísimo. Y la relación con Tris acaba molestando y repitiéndose demasiado, yo creo. Me alegré un montón cuando Tris se separa de Tobias en distintas ocasiones.

Hoy no estoy tan hater pero me pillas mal y pongo a parir el libro, sin embargo, Insurgente me ha dejado con alguna respuesta más que ansiaba. Por cierto, estoy de acuerdo con el comentario de arriba sobre que lo que hace Veronica es que te des cuenta de que justamente el fallo de las facciones es la base tan lógica para nosotros.

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados