sábado, 22 de enero de 2011

Otro de los muchos concursillos a los que me apunto, aunque como soy gafe me voy a comer un rosco

Os cuento de que va la cosa. El Diario Tiramilla, sí, ése, que nos conocemos todos de pe a pa, ese mismo organiza un concurso donde se sortean mogollón de libros. Pues eso, vais allí que se explican mejor las bases que si me pongo yo, me lío yo sola. Pues eso, como yo soy gafe (no lo jures hermana, no lo jures) y que me tocara un pack sería un milagro y en mi vida nunca ha sucedido un milagro, pero bueno, aquí estoy…

¿El silencio se mueve? ¿En serio? Pues no lo sabía. ¿Y cómo puede moverse? Hmm… Curioso. Se lo pregunté a mi profesor de Lengua, que ya que se trata de silencio, que es el antónimo de ruido, supuse que lo sabría. Por trece razones, me dijo, deberías dejar de decir tonterías, porque las tonterías no son nada productivas. Claro que no me dijo las trece, ya que eran muchas razones. Sin embargo, me dio razones para leerme La Guerra de las Brujas, porque él me consideraba una pequeña bruja siempre sacándole de quicio. Me fui muy confundida a casa, ya que a Sophie Hatter le echó una maldición una bruja y por eso encontró el Castillo Ambulante. Yo no quiero mandar a nadie a un castillo y menos a uno ambulante, porque espero no ser ninguna bruja. Yo soy una buena chica a la que le pasan cosas malas, al igual que a Laila Winter en Laila Winter y los Señores de los Vientos. Que a la pobre le ha tocado tener el pelo verde y tener amigas hadas. Yo no tengo amigas hadas. Soy una invisible para las hadas y para todo el mundo igual que le pasa a la Ghostgirl, loca por amor, que la pobre Charlotte es un fantasma que no puede encontrar la paz. Paz, lo que se dice paz, no hay ni en los juegos del hambre, donde en resumen pasan un montón de cosas chungas y se monta allí una carnicería de mil pares de narices. Donde si hay mil, es en la casa de los mil pasillos, que no serán narices, pero mil es un número muy grande. Hablando de cosas grandes, al llegar a casa me encontré con una sorpresa muy grande. ¡Había un chico de intercambio alemán! Seguro que llevaría consigo un diario de un Erasmus y como era alemán, le pregunté por Rubí, que lo escribió una autora alemana. Pero el muy bruto, me dijo que esas eran cosas de chicas que no le interesaban. Pfff… Pues vaya asco de vida.

3 comentarios:

Anna Gallagher dijo...

¡Oye, pues te ha quedado de maravilla! *0* Te deseo muchísima suerte,a ver si esta vez sí te toca~ Yo tenía intención de participar, pero para ello tendría que ponerme a escribir algo y últimamente... APUF.

Beatrice dijo...

No te ha quedado nada mal, yo n tenia ni idea de este concurso y creo q voy a participar, aunque creo que me va acostar milenios encadenar los libros...
Besos!

Valée ;) dijo...

Jajaja , te quedo muy bueno. Me encanto lo del aleman. Original
Suerte!

Besos

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados