domingo, 16 de octubre de 2011

Lo juro por Snoopy de Kimberly Derting

En el mundo de Charlie, las clases sociales están muy diferenciadas y cada una habla su propio idioma. Ella ha nacido con el don de entender cualquier lengua, pero debe ocultar su poder. La guerra se acerca y las medidas de seguridad cada vez son más extremas. El grupo de rebeldes que quiere acabar con la vida de la reina está ganando terreno, y el futuro de su ciudad es incierto. En medio del caos, Charlie conoce a Max. Siente una atracción instantánea, pero se ve obligada a ignorar sus sentimientos. Charlie intentará proteger a su familia y huir del peligro, sin darse cuenta de que ella es una pieza clave en el desenlace de la guerra.

¿Cómo se destroza una sinopsis haciéndote un nudo en el estómago y las lágrimas se salten en tus ojos? Poniendo “siente una atracción instantantánea”.

Esta era una de esas distopías que te hacen dar palmadas cual gif que cualquier gleek apreciaría. ¡Yay! ¡Distopías, distopías everywhere! Para amante de este género de políticos todo chungos, una recreación social deplorable y una sociedad dócil y subyugada, mis expectativas, mis ganas y mi hambre voraz se vio volcado en este libro.

Y más o menos así es como acabé:

Tengo que reconocer que el Juramento no es un mal libro ni mucho menos, de hecho es probable que le guste a muchas personas. Pero siento ser un Blas indignado y no una fangirl saltarina.

Las 50 primeras páginas fueron muy buenas. Una presentación correcta, un ambiente hostil, las descripciones justas y una protagonista que prometía tener un par de ovarios bien puestos y acaba como siempre pecando de ser frágil e ingenua. Pero pasadas esas maravillescas, preciosas y brillantes 50 páginas es cuando llegamos al momento de chica conoce a chico, todo se va al garete.

Fangirls, fangirls everywhere.

Sí, sí, sí, una protagonista cargante, llorica y dependiente puede arruinar una buena historia, puede hacer que el argumento más ameno del mundo resulte un coñazo. Puede, y de hecho, lo hace. No he podido con Charlie. No he podido con su enamorado para toda la eternidad. No he podido con el romantiqueo de tres al cuarto. No he podido con el “quiero protegerte”. Claaaaaaaaro, soy chica, no puedo hacer nada con mi vida, siempre necesitaré un hombre que me proteja, que me defienda, porque soy chica y por tanto, no valgo un duro, soy tan débil que no puedo ni llevar mi propia cartera.

Seriously bitch, muérete pronto.

La idea no está mal, la ambientación está muy bien lograda, pero otro detalle que falla es el final. Demasiado precipitado, demasiado rápido. Como si la autora tuviese mucha prisa y decidiese acabar la novela como sea, con una chapuza.

Por supuesto, obviando el final, obviando ese amorío de tres al cuarto, es una buena distopía en la que además el toque de la magia está muy bien llevado, sin envenenar la reacreación distopil.

VEREDICTO:

Feministas a tope de power, ni os acerquéis.

Muchas gracias a la Galera por el ejemplar.

12 comentarios:

Arizona dijo...

Soy una feminista a tope de power así que te haré caso y ni me acercaré. No sé cómo a la gente le gustan las damiselas en apuros, si son unas aburridas.

Lilian19 dijo...

Joder...! Otra más que peca de lo mismo? Es una pena, porque hay tan buenas ideas que siempre terminan desarrollándose mal por el típico amor a primera vista y mal llevado.

La verdad es que tenía expectativas en esta novela, pero en fin, últimamente es difícil encontrar algo realmente bueno si tienes un mínimo de selectividad a la hora de elegir.

Un saludo, gracias por la reseña.

Galtzagorri dijo...

Ya de entrada, cuando veo que en la sinopsis de un libro, que, en teoría, promete ser una distopía, introducen el tema de chica y chico que se enamoran... me tira para atrás. Me gustan las distopías serias, no aquellas que sirven como excusa para crear una historia de amor pastelona en la que, por supuesto, el amor siempre triunfa, por encima de cualquier sociedad corrompida. Vamos, que no me gusta que en una novela distópica, el tema principal sea la historieta de amor. Creo que se utiliza como excusa la moda que hay ahora de las distopías, para meter elementos de juvenil romántica, pervirtiendo así todo el género distópico.
Si George Orwell levantara la cabeza...
Besos de duende!

Skila dijo...

Como pocas veces coincido contigo, le daré una oportunidad y ya te contaré, bitch mía.

<33333333

Sasy dijo...

Hombre, luego te quejas de que las editoriales pasen de ti xDDDD no se puede ser tan sincera, oño. La verdad es que de las novedades de LaGalera de ahora solo me interesaba el de la Lucía Morke tóa loca, así que de estos pasaré, al menos hasta que participe en un concurso/lo pida para Navidad/lo encuentre en la biblioteca. Buena reseña MUAJAJÁ.

Kisses for you, te (L)

Bubbles dijo...

Es una pena que no te haya gustado, pero lo leeré casi seguro porque me llama bastante, al menos para despotricar a gusto y con opinión propia jeje un saludo

Vir dijo...

Aún no terminé de leer el libro, pero coincido contigo en lo de la historia de amor... la verdad que sino fuera tan precipitada el libro me estaría gustando más :D

Gracias por la reseña, el gif que has puesto me ha matado!jajajaj

Un besazo ^^

Anna Gallagher dijo...

Vamos, el fallo del que pecan el 90% de las novelas juveniles actuales. Montones de historias chachis a la basura por un romantiqueo de tres al cuarto. Bah.

Cris Viviendo entre Páginas dijo...

Pues la verdad que me llama mucho la atención :D
Espero leermelo pero no me haré muchas expectativas no vaya a ser que luego me decepcione ;)
Gracias por la reseña!

un besín

Leyna dijo...

Lo tengo por leer, espero que me guste porque la mayoría de críticas que he visto son buenas, pero no me haré ilusiones por si acaso xD

Un besote!

Nina dijo...

Oh <3 apuf xD toda las reseñas lo dejan por las nubes xD veo que no es taan perfecto xD

Liz dijo...

apuf.. el romance se lo está cargando tooodo xD

Publicar un comentario

Ríe, llora y sopla dientes de león.

Diseño de Marie April para Dientes Leonescos © Todos los derechos reservados